Cómo desactivar con éxito los conflictos en el trabajo

No importa el tipo de equipo que esté liderando, los conflictos están destinados a ocurrir. Como gerente, tendrá que lidiar con su parte justa de conflictos en el lugar de trabajo. Abordar los conflictos de manera profesional y eficaz es una habilidad de gestión a menudo pasada por alto, pero esencial.

A veces se trata de pequeñas disputas y se pueden resolver con una simple reunión entre las dos partes en conflicto, otras veces un problema puede convertirse en un problema generalizado y amenazar la estabilidad de su empresa.

Cuando se trata de abordar la tensión en el trabajo, ¿Cree que está haciendo un buen trabajo al manejar este tipo de situaciones? Es muy probable que muchos de sus empleados no estén de acuerdo.

Las disputas dentro de tu equipo no siempre son algo malo. Muchas veces, los desacuerdos sobre el proceso o el diseño pueden ser constructivos y mostrar que tiene empleados que están invertidos en el éxito de la empresa y se enorgullecen de sus contribuciones.

Si bien los conflictos son sin duda uno de los aspectos más desagradables de tener un papel directivo, pocas disputas en el lugar de trabajo son insuperables.

Reconozca que los conflictos son inevitables

Los conflictos son una parte inevitable del trabajo y debe abordarlos de frente una vez que se presenten.

Los especialistas en resolución de conflictos en el lugar de trabajo están de acuerdo en que evitar un conflicto no hará que desaparezca.

El mayor error que puede cometer como gerente es intentar ocultar un problema o simplemente esperar a que se pase por alto. Desactivar las situaciones de tensión en el trabajo es parte de la descripción de su trabajo y debe enfrentar el problema tan pronto como surja para que no se intensifique.

Anticipar

La mayor parte del tiempo (tal vez incluso todo el tiempo), los conflictos en el lugar de trabajo se manifiestan con el tiempo. Si está haciendo bien su trabajo, probablemente ya haya notado señales de advertencia que le indican que se está gestando un conflicto y que las disputas están llegando a su punto de ebullición.

Busque señales de comportamiento de su personal que muestren un nivel de descontento. La mayoría de las veces, estos signos de descontento se manifiestan como acciones pasivo-agresivas dirigidas a la persona o grupo de personas con quienes el empleado o empleados tienen un problema.

Es posible que note a un empleado que se dirige constantemente a otro empleado con un tinte de sarcasmo o grosería sutil pero muy notable. La falta de voluntad para cooperar plenamente con ciertos miembros del equipo es otro signo claro de descontento y frustración.

Con mayor frecuencia, los conflictos en el lugar de trabajo se deben a diferencias personales, incumplimiento de las normas, competencia y malentendidos.

Su trabajo es estar atento a estos tipos de señales de advertencia e intervenir de inmediato para tratar de desactivar los problemas antes de que crezcan.

No haga suposiciones, Investigue

Asegúrese de obtener toda la información que pueda sobre la disputa antes de comenzar a intentar resolver el problema. Asegúrese de estar completamente al día de la situación y de que no solo ha escuchado argumentos de ambas partes en el conflicto, sino también de terceros que no están involucrados en él.

Para investigar, lo mejor es entablar conversaciones con las personas que están en conflicto. Asegúrese de que se está acercando a ellos de una manera amistosa y de que está siendo neutral en el asunto.

Escuche atentamente y forme sus conclusiones basadas en todos los hechos que ha recibido de ambas partes. Una vez que crea que tiene una comprensión firme de la situación, solo entonces debe comenzar a tratar de encontrar una solución.

Identificar y Priorizar el Problema

Como gerente, debe demostrar que es el líder y que representa los intereses de la empresa. Además de ser un oyente activo, usted es un barómetro para medir qué circunstancias son más importantes y cuándo los esfuerzos se vuelven contraproducentes.

Todas sus decisiones deben tomarse de acuerdo con lo que es mejor para la empresa. No debería ser sobre quién tiene razón, quién está equivocado o quién empezó el conflicto.

Su trabajo es encontrar una solución que garantice que el conflicto no tenga efectos negativos, en términos de los efectos que pueda tener en la empresa y sus empleados como parte integral de su negocio.

Manténgase positivo

Manténgase positivo. Lo peor que puedes hacer en una situación así es perder la calma. No importa cuántas veces ya lo hayamos dicho, es importante reiterar: eres el líder del equipo. Usted es responsable de enderezar la nave y desactivar la situación.

Su enfoque principal es el bienestar del negocio y es su trabajo resolver el conflicto y hacer que todos se concentren en los objetivos de la empresa.

Permanecer fresco, recogido y positivo le ayudará a navegar la situación más fácilmente. Y tener un enfoque sensato y seguro demostrará a sus empleados que usted es realmente material de gestión y alguien a quien pueden admirar y de quien aprender.

Conclusión

Más que nada, los gerentes necesitan reaccionar muy rápidamente a este tipo de situaciones insalubres en el lugar de trabajo. Cuanto más tiempo se complemente el conflicto de un empleado, peor será y más difícil será resolverlo.

Siempre esté atento a los signos de agitación de los empleados en el horizonte y prepárese para intervenir tan pronto como reconozca los conflictos para que no se expandan fuera de su control.

Como cualquier habilidad, la resolución de conflictos requiere práctica y paciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.